Emprendimiento

Los inventos de mamá

Después de este  parón vacacional, aquí estoy de nuevo. Con casi una semana de rutina y con los horarios medio establecidos vuelvo a retomar el blog y de la mejor manera posible, escribiendo sobre Los inventos de mamá que tanto me está aportando.

Cuando empece a organizar eventos para crear comunidad entre las y los bloggers de la provincia entre de casualidad en un grupo de telegram y pregunté si había alguien de Cádiz. No esperaba que hubiese nadie pero si que había alguien. Fue así como conocí a Mónica @loscuentosdemama

Desde que nos conocimos hasta ahora hemos ido regando y cultivando nuestra relación hasta el punto de poder llamarla amistad. Sí, las redes sociales traen amigas lo digo alto y claro. No me cansaré de decir que si se gestionan bien pueden aportarnos mucho. Pero ese es otro tema que ya abordaré en otro post.

Conocía a @losinventosdemama de  instagram pero he de reconocer que no sabía mucho de esta cuenta. Fue en El primer momento cuando Mónica hablo de los inventos. Fue cuando empezamos a hablar mas sobre esta comunidad de la que me he enamorado perdidamente. Un buen día Mónica me presento a Judit @mamay1000cosasmas. Su compañera de batalla, de ilusiones, de sueños y de su proyecto en común.

Ambas cuentan en un post como surge Los inventos de mama. Os invito a leerlos para que conozcais mejor esta tribu y a sus inventoras.

Los Cuentos de Mama

 

Mamá y 1000 cosas más

 

Proyecto del que puedo decir que formo parte, primero como miembro de la tribu y segundo la culpable de llevar una sección. Pero eso lo dejaré para más adelante…

Porque hoy es el día de LOS INVENTOS DE MAMA, una comunidad que se materializa en una web donde podréis ver todo lo que inventa, crea, recicla pero sobre todo veréis el respeto, la filosofía de vida, la paz y armonía en los juegos que se crean, en definitiva…. una forma de vida diferente.

 

 

 

Porqué digo una forma de vida diferente. Os cuento, lo fácil y cómodo es ir a una tienda y comprar, comprar y comprar. Y así era yo, victima del consumo y del juego fácil. Y ojo, de vez en cuando no está mal, todos tienen que salir adelante. Pero reutilizar nuestra basura para crear juguetes, juegos, piezas… es ver la vida de otra manera. En mi caso he tenido que soltar lastre, vaciar la mochila preconcebida con la que me he criado y aprender a reciclar, a inventar y a crear.  Y al hacerlo he crecido como persona, estoy rescatando un yo escondido hace mucho que admiro y quiero y sobre todo ahora sí que estoy en el camino por el que quiero educar  a mis hijos.

Gracias,  gracias y gracias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *